Chile se prepara para enfrentar los próximos días las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales, que junto a los acostumbrados debates y entrega de propuestas para el futuro del país, que cada colectividad y candidato expone a la ciudadanía, emerge un fenómeno en paralelo que es el objeto de la preocupación y estudio por distintos organismos nacionales e internacionales en relación a la efectiva participación ciudadana, la cual ha venido decreciendo en las últimas jornadas electorales que le son tan propias a la vida cívica y republicana. Ante este hecho, las cifras y la evidencia de las investigaciones nos muestra una caída importante del grado de participación, alcanzando en los últimos comicios municipales una cifra menor al 50% de los ciudadanos/as con derecho a sufragar en estas últimas elecciones.

En este marco, desde una mirada de proyección de Futuro, emerge este fenómeno de verdad preocupante, el que requiere sin lugar a dudas la mayor de las atenciones de nuestras autoridades, de los centros de estudio, de educación escolar temprana y superiores, y de las organizaciones cívicas, ello para generar políticas públicas que promuevan y apoyen el fortalecimiento y desarrollo de la participación ciudadana, de conductas cívicas y republicanas, haciendo un gran esfuerzo en materia educativa en la formación ciudadana, de los principios y valores éticos y democráticos, un ciudadano crítico, analítico y responsable, tanto para con sus deberes como de sus derechos.

Los desafíos que nos impone el siglo XXI, en tantas y diversas materias, como lo son la innovación, la tecnología, las nuevas formas de producción, el medio ambiente y el desarrollo sustentable, las poblaciones migratorias, los pueblos originarios, la descentralización y regionalización, las pensiones y la salud, respeto de la diversidad, la justicia social, la equidad y la educación, entre otros tantos aspectos, que hacen un imperativo y un deber enfrentar con responsabilidad y de conjunto el país que queremos.

Un aporte de la Respetable Logia Francisco de Miranda N°37 de la Gran Logia Mixta de Chile.