Adolfo Adriazola Quezada. 1933-1942

Nació en San Fernando el año 1885, estudió en el Instituto Nacional y en la Universidad de Chile, donde obtuvo el Título de Ingeniero Civil. Fue iniciado en la Gran Logia de Chile en el año 1910. Profundamente convencido del derecho de las mujeres a participar de las actividades masónicas, Adolfo Adriazola Quezada integró el grupo de fundadores de la Logia Hiram 65, donde fue Orador en la Instancia de Constitución y en la primera Oficialidad.

Fue el segundo Venerable Maestro (1930 a 1931) que rigió los destinos de esa histórica Logia y en el discurso con la Memoria de su gestión dejó el registro de su intensa labor en defensa de la recién nacida masonería mixta chilena.

Considerado entre los fundadores del primer Taller Mixto, aunque no estuvo presente en la primera Tenida sino que ingresó unos días después, trabajó activamente en ambas Instituciones Masónicas. En el año 1932 asumió el cargo de Representante del Supremo Consejo de la Gran Logia Mixta Internacional Le Droit Humain, designado por el IL.·. y P.·.H.·. Alberto Morales Munizaga en su reemplazo, tras la designación de éste como Gran Maestro interino de la Gran Logia de Chile.

Una de sus primeras iniciativas fue arrendar una casa, ubicada en la calle Matucana, que permitió a la masonería mixta chilena operar por vez primera en forma independiente. El desarrollo alcanzado le permitió elevar a Francia la solicitud de creación de la Federación Chilena de la Orden Le Droit Humain, autorización que le fue concedida en 1933. Asumió entonces los títulos de Serenísimo Gran Maestro y Representante del Supremo Consejo de París.

Al constituirse la Gran Logia Mixta de Chile y al separarse de la Federación Chilena de la Orden Le Droit Humain, el 10 de diciembre de 1954, el V.·.H.·. Adriazola no estuvo de acuerdo y decidió continuar con la dependencia de la Obediencia francesa, junto a un grupo de HH: y Hnas.·.. El V.·. H.·. Adolfo Adriazola decora el Oriente Eterno desde 1967.