La Gran Logia Mixta de Chile se apronta a vivir un año pleno de actividades y grandes desafíos este 2018. Un año que estará marcado por el fortalecimiento de los vínculos de amistad, fraternidad y trabajo con diversas Obediencias de Chile y el mundo, con presencia y participación en los más importantes eventos que la francmasonería universal llevará a cabo este año en Europa, América y Chile.

El calendario se iniciará a fines del mes de marzo con la constitución de la Unión Masónica de Chile, UMAC, la que, en principio, serán miembros fundadores la Gran Logia Femenina de Chile, el Gran Oriente Latinoamericano, el Gran Oriente de Chile y la Gran Logia Mixta de Chile, reunión que dará paso no solo al fortalecimiento de la masonería del país, a través del intercambio de los conocimientos, saberes y experiencias, sino que además, en la articulación eficiente para el desarrollo del pensamiento y obra de la francmasonería.

Entre los días 23 y 27 de mayo, la francmasonería universal tendrá sus ojos puestos en Barcelona durante la realización de la cumbre internacional de CLIPSAS, reunión a la que asistirán representantes de más de 100 Obediencias masónicas desde los más diversos puntos del planeta, con el fin, tal como lo expresa François Padovani, Presidente de CLIPSAS, para continuar en la construcción de un mundo con conciencia total de solidaridad, de eslabones en la cadena ininterrumpida de hermandad, trabajar aún más en la armonía de libertades, en su defensa y la aplicación efectiva de los derechos humanos, todo ello en un ambiente de tensiones que recorren nuestro planeta provocando miedo y ponen a prueba nuestra capacidad para construir una sociedad mejor y más justa. Nosotros, los masones de CLIPSAS somos conscientes que el objetivo final solo puede ser la solidaridad.

Y finalmente, septiembre es el mes elegido por la francmasonería del continente americano para una cita en la ciudad de Nueva York organizada por la Conferencia Masónica Americana, COMAM, la que tendrá por objeto continuar con los trabajos para el desarrollo del pensamiento y obra de la libertad de conciencia, de los derechos civiles, los derechos humanos, la participación de los pueblos, la construcción de sociedades más justas en atención a su diversidad y multiculturalidad, y el propender a fortalecer el pensamiento laico de nuestro continente, entre otros.

En este marco, la Gran Logia Mixta de Chile tendrá un rol protagónico y destacado, llamada a constituirse en una institución, pronta a celebrar el año de su centenario, que consolide su pensamiento y su obra en pos de un Chile más fraterno, justo y solidario.