La Gran Logia Mixta de Chile se une al hasta pronto de nuestro muy querido hermano de la francmasonería universal, el Coronel (R) de la Fuerza Aérea de Chile Ernesto Galaz, hombre que lleva bordado en su corazón los principios y valores de la masonería.

Hoy estamos con dolor por este hasta pronto, pero enormemente agradecidos por haber contado con el pensamiento y la consecuencia, la lealtad y la ética de nuestro hermano, él que nunca desfalleció ante la adversidad y la traición, él que se mantuvo de pie ante situaciones que solo los hombres con plena convicción de sus principios y valores logran continuar, y que pese a la angustia y el dolor, luchan por una sociedad más justa, libre y honesta.

El Q.·.H.·. Ernesto, junto a otro hermano de inconmensurable generosidad, Edgardo Henríquez Frödden, fundó el Gran Oriente Latinoamericano durante su forzado exilio después de vivir duras condiciones de tortura y cárcel, pero a pesar de estas dolorosas circunstancias su fuerza y grandeza lo llevan a seguir construyendo, piedra a piedra, el hombre nuevo.

Testigo privilegiado de los oprobios y humillaciones que solo la ignorancia y el odio provocan desenfrenados por la ambición, del que solo la capacidad y entereza de SER humano logran revertir y tener las fuerzas necesarias para tomar sus herramientas de albañil y no desfallecer ante la adversidad.

Si duda que sus enseñanzas estarán siempre en el corazón de sus hermanas y hermanos de Chile y el mundo, y en cada templo de la francmasonería universal.

 

Waldo López Belmar

Gran Maestro

Gran Logia Mixta de Chile