Para la Gran Logia Mixta de Chile, el 8 de marzo, día que se conmemora el día Internacional de la Mujer, es un día muy especial, ya que es una fecha que nos inspira en la reflexión, la propuesta y nuestra práctica diaria como miembros de la masonería mixta universal: la participación, la dignidad e igualdad de derechos de la mujer en todas las áreas del quehacer humano.

Innumerables son los heroicos episodios por los cuales las mujeres han luchado tenazmente por sus derechos y su dignidad, muchos de los cuales, o han quedado en el olvido o la historia ha pasado sobre ellos sin relevarlos al sitial que les corresponde, como lo es la participación decidida de la mujer en la Revolución Francesa y sus progresistas demandas de igualdad, la valiente protección y preservación de las mujeres indígenas del continente americano por su dignidad, su lengua y su cultura, la gran huelga del pan y la paz en la Rusia zarista, la figuras de Jean Jaures y Rosa de Luxemburgo fundidas a la de Emmiline Pankhurst en la Europa de las crudas guerras de principios del siglo XX, la trágica y horrible muerte criminal de la mujeres en el incendio de la fábrica de confección de camisas Triangle Waist Co en Nueva York, a Elena Caffarena y Olga Poblete, Amanda Labarca,  la rebeldía de Teresa Willms, nuestra tan actual Julieta Kirkwood, y el constante y perseverante trabajo de tantas y miles de mujeres que dedicaron y siguen dedicando sus vidas para alcanzar los plenos derechos de igualdad y dignidad.

Por ello, la Gran Logia Mixta de Chile, inspirados en nuestra rutilante figura de la activista Marie Deraismes, luchadora incansable de los derechos de la mujer en mitad del siglo XIX, precursora de la masonería mixta junto a George Martin, nos sumamos a esta conmemoración que hacemos nuestra, como un trabajo diario para lograr un mejor y buen vivir de la humanidad basados en el respeto, la igualdad y la fraternidad.