La Unión Masónica de Chile, UMAC, que este sábado 24 de marzo será constituida por la Gran Logia Femenina de Chile, el Gran Oriente Latinoamericano, el Gran Oriente de Chile y la Gran Logia Mixta de Chile, es un hecho inédito en la fracmasonería universal.

Sabemos que es dable a pensar, particularmente en el mundo profano, que la masonería es una institución única y monolítica, sin embargo, es necesario señalar, que la masonería responde de manera flexible a un entorno diverso, significado por su lengua, territorio, cultura, historia, por sus realidades sociales, políticas, económicas e históricas, las que se transforman, mutan de manera constante y a una velocidad que mucha de las veces no nos permite predecir o anticipar los rápidos cambios, y que su vez, la masonería universal se nutre de dos grandes vertientes: una, la llamada regular, anglosajona, tradicional, conservadora y teísta, y la otra, la llamada masonería liberal, conocida como la adogmática, laica, de los libres pensadores, y que su origen está situado en la actual Francia.

La primera, la llamada “regular”, anglosajona, teísta y tradicional, es liderada por la Gran Logia Unida de Inglaterra y a la que adscriben las Grandes Logias de Escocia e Irlanda, buena parte de los EEUU, los países de la Commonwealth, países de Iberoamérica y países del norte de Europa, las que se rigen por las llamadas Constituciones de Anderson y los dictámenes de su institución líder, la Gran Logia Unida de Inglaterra, y que basan principalmente en:

  • La creencia de sus miembros en un Ser superior y su voluntad revelada, como un requisito imprescindible para la iniciación masónica. No se admiten, por tanto, a ateos o a aquellos que no suscriban la existencia de un principio superior.
  • El juramento o promesa debe realizarse sobre el llamado Volumen de la Ley Sagrada, generalmente la Biblia u otro libro considerado sagrado (el Corán, la Torá, etc). La presencia de este Volumen de la Ley Sagrada, la escuadra y el compás son imprescindibles en la logia.
  • Están expresamente prohibidas las discusiones sobre política y religión, así como el posicionamiento institucional sobre estos aspectos.
  • No se reconoce la iniciación masónica femenina ni se aceptan las relaciones diplomáticas masónicas con las logias que admitan mujeres entre sus miembros ni con las que no cumplan con sus criterios de regularidad anteriormente citados.

La segunda, la masonería llamada Liberal, adogmática, laica, de libres pensadores, se reconoce como su origen en Francia, siendo la de mayor tradición en la Europa continental y a ésta adscriben muchas obediencias del mundo entero, particularmente en América Latina, siendo estas Logias Mixtas, Femeninas o Masculinas.  Sus instituciones, son soberanas para suscribir Tratados de Amistad y Mutuo Reconocimiento con otras organizaciones que comparten sus mismos valores y costumbres, tales como:

  • El principio de libertad absoluta de conciencia, admitiendo entre sus miembros tanto a creyentes, ateos, agnósticos, etc., y el juramento o promesa puede realizarse, según las logias, sobre el libro de la ley (las constituciones de la orden) o sobre un Volumen de la Ley Sagrada, pero siempre, en ambos casos, junto a la escuadra y el compás.
  • Esta reconocida la iniciación femenina, por ello, las obediencias pueden ser masculinas, mixtas o femeninas.
  • Que una de sus características, es el debate de las ideas y la participación social. Las logias trabajan y dialogan libremente incluso sobre cuestiones relacionadas con la religión o la política, siempre de manera no partidista o confesional, y no es extraño que algunas se posicionen de manera institucional sobre temas relacionados a defensa de los Derechos Humanos, de los valores de Libertad, Igualdad, Fraternidad y Laicidad.

En este marco, las instituciones masónicas liberales, por tradición, siempre tendrán abiertas sus puertas a toda la francmasonería del mundo y a colaborar con todas ellas, sean éstas anglosajonas o liberales, a pesar de que no existan relaciones diplomáticas formales entre las obediencias llamadas “regulares” y las liberales, ello por expreso deseo de las primeras, no obstante, los francmasones a modo individual, siempre mantendrán relaciones de fraternidad y colaboración, ya que la fraternidad masónica estará siempre por encima de cualquier diferencia, de tal modo, la francmasonería será siempre la unión y el medio para fortalecer la cadena de unión fraternal.

En este contexto, la Unión Masónica de Chile, UMAC, institución que a partir del sábado 24 de marzo aglutinará a cuatro obediencias liberales del país; adogmáticas, de libres pensadores, laicas, la que, bajo los principios de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad y los valores de la justicia social, la solidaridad, el respeto irrestricto de los derechos humanos, la democracia, la participación, del respeto a la diversidad y los pueblos, asumirán los desafíos que la masonería esta llamada a enfrentar para este siglo XXI, con propuestas, ideas y un accionar coherente para el mejor y buen vivir de todas las sociedades y la propia institución.

Por: Rafael Reyes C.