Próximos a realizar,  este sábado 28,  la tradicional Tenida de celebración de los 89 años de vida ininterrumpida de la Masonería Mixta en Chile, y a pasos de alcanzar el centenario de nuestra Augusta Orden, es sin duda, para los hermanos y hermanas un gran motivo de alegría, pero a su vez, también es tiempo de seguir reflexionando sobre el gran desafío que el siglo XXI nos impone.

En un mundo cada vez más globalizado, caracterizado por irracionales nacionalismos, fanatismos religiosos y racismo; cambios cada vez más rápidos y menos predecibles gracias a la tecnología (que informa y desinforma); profundas crisis medio ambientales que han sumido a pueblos enteros en la miseria y en el triste desarraigo de su tierra; excesiva concentración de la riqueza en desmedro de millones de seres humanos consumidos por el hambre, la desnutrición y la falta de salud; el desprestigio de las instituciones públicas y privadas y el descrédito de quienes las representan; la corrupción, la violencia y por último, la soledad a la que hemos sido condenados en nombre del “crecimiento y el progreso”, nos hace preguntarnos si estamos cumpliendo los objetivos de origen de la masonería, esto es, luchar por un mundo mejor, más sano, más alegre y más justo.

Muchos son los temas que nosotros, los miembros de la francmasonería, deberemos abordar con dedicación, responsabilidad y decidido estudio en un corto y futuro inmediato,  para alcanzar con dignidad lo que esperamos de nosotros mismos como aportes a la sociedad.

Por lo anterior, es urgente profundizar el estudio metódico y sistemático, aquel que ha caracterizado a la francmasonería durante sus cientos de años de existencia, asumiendo con ello una vida de trasformación y cambio permanente, donde solamente  la investigación y el estudio apasionado por la búsqueda incesante de la verdad puede liberar las conciencias y romper las cadenas de la ignorancia que nos atan, que elevan las barreras y obstaculizan el libre fluir del pensamiento. Sin dogmas, ideas preconcebidas y prejuicios, es urgente caminar en pos de la construcción del hombre nuevo, del hombre libre, de una sociedad justa, solidaria, basada en los principios de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

Por ello queridos hermanos y hermanas, os invito en este aniversario, actuar con audacia y valentía para alcanzar el hermoso desafío de ser mejores en nuestros tiempos difíciles, convirtiéndonos en fuentes de luz, armonía, afecto y acogida, fortaleciendo la cadena de unión fraternal en un inicio de siglo que nos demanda con urgencia.

Waldo López Belmar

Gran Maestro

Gran Logia Mixta de Chile.

Abril del año 2018.