Bajo la curatoría de Christian Leyssen, y gestionada por la Fundación Venturelli, se inauguró en el Museo Nacional de Bellas Artes una muestra que reúne 60 obras: pinturas, grabados, dibujos, afiches, murales y vitrales del artista Jose Venturelli Eade. La exposición la integran 48 obras originales, y 12 reproducciones de creaciones de mayor dimensión, como los murales que el maestro hizo en la Librería de la Casa Central de la Universidad de Chile, el GAM, la Escuela Industrial Textil de Tomé, la sede del Movimiento por la Paz en China, el Ministerio de Industrias en La Habana, entre otros. También incorpora reproducciones de los vitrales que realizó en la Iglesia de la Madeleine en Ginebra, Suiza.

Pintor, Grabador y Muralista:

José Venturelli ingresó a los 14 años a los talleres vespertinos de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. Realizó estudios de gráfica en el taller de Francisco Parada y en el de Marco Bontá, más tarde, continuó sus estudios como alumno del curso de Pintura Mural de Laureano Guevara, iniciador de la pintura mural como cátedra universitaria. En forma paralela se recibió de Bachiller en Ciencias Biológicas, hizo estudios en botánica y participó en la creación del Herbario Nacional.

En su juventud trabajó junto al mexicano David Alfaro Siqueiros en la realización del mural de la Escuela México de Chillán. A principios de los años cuarenta, obtuvo una beca para estudiar en Brasil donde realizó sus primeras exposiciones individuales y recibió las enseñanzas de Cándido Portinari. Al volver a Chile realizó las ilustraciones para el “Canto General” y ”Alturas de Machu Picchu” de Pablo Neruda. Venturelli creyó en el compromiso entre arte y la sociedad. Buscó recrear la realidad a través de la mirada de sus ideales humanistas y los cambios sociales de su tiempo, expresando a un sector que luchaba por establecer mayores grados de protagonismo en la construcción social.

En 1950 viajó a México, luego a Europa y posteriormente, a China donde participa en la Confederación por la Paz para los países del Asia y el Pacífico, realizando un mural en la sede del Movimiento por la Paz. En China, establecería amistad con el Primer Ministro Zhou Enlai, llegando a participar de un taller colectivo dirigido por uno de los artistas chinos modernos más relevantes del siglo XX, Qi Baishi. Fue profesor en la Escuela de Bellas Artes de dicho país y precursor en gestar los primeros encuentros diplomáticos que serían los cimientos de las relaciones bilaterales entre China y Chile.

En Cuba colaboró en la creación del Taller Experimental de Gráfica y asumió grandes proyectos como los murales para el Ministerio de Salud Pública en homenaje a Camilo Cienfuegos.

En 1974 se radica en Suiza donde desarrolló proyectos artísticos de gran envergadura como los vitrales para la Iglesia de la Madeleine, el mural para L’ École de Balexert, exposiciones e ilustraciones para organizaciones internacionales como UNICEF, OIT entre otros. Desde 1986, visitó Chile en reiteradas ocasiones. Falleció en China, el 18 de octubre de 1988, mientras preparaba su regreso definitivo a nuestro país.

La exposición “José Venturelli 30 años: Humanista y viajero” permanecerá abierta al público hasta el 4 de noviembre en la sala Chile del MNBA y busca potenciar la reflexión en torno a su obra que aborda temas vigentes como la interculturalidad, género y los Derechos Humanos.

Por: M.A.M.