Para la Gran Logia Mixta de Chile, este es un día muy especial de celebración, ya que finalmente; la razón, la convicción y la perseverancia de muchas mujeres chilenas, las que inician sus luchas desde fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, inspiradas en los movimientos femeninos de Europa que se relacionan, muchas de ellas directamente a las Logias liberales femeninas y mixtas de la época,  alcanzan sus primeros logros en el año 1934 luego que “se les concediera” el voto femenino para las elecciones municipales del 7 de abril de 1935, elecciones en las cuales se presentaron casi un centenar de candidatas, de las que resultaron finalmente electas un número de 25 de ellas.

Este largo y sinuoso camino, el que culmina un 8 de enero de 1949 con la firma del proyecto de Ley N° 9.292, otorga los derechos políticos plenos a las mujeres de Chile.

Sin duda que este hecho histórico es motivo de orgullo y celebración, no obstante, también es un momento de reflexión para seguir avanzando, como sociedad, a fin de alcanzar la plena igualdad de derechos de la mujer en el país y el mundo.