A raíz del anuncio hecho por el Presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, el pasado lunes 18 de marzo del presente mes, en relación a que, su Gobierno, no afectará la ley de Separación de las Iglesias y el Estado que impera en la Constitución del país galo desde el 9 de diciembre de 1905, por lo que representa y preserva, por tal motivo, el Gran Oriente de Francia acogió con gran satisfacción este anuncio el Presidente, ya que el Gran Maestro del Oriente de Francia, durante todas las reuniones sostenidas con el primer mandatario, así como, con el Ministro del Interior, la gestión por los medios de comunicación y en cada una de sus conferencias públicas, ha manifestado: la importancia del secularismo, el que ilumina el tríptico republicano, que garantiza el buen funcionamiento de las instituciones, la unidad del país y la paz social.

No obstante ello, el Gran Oriente de Francia ha dado un paso más allá, solicitando al presidente realizar otro esfuerzo, dado que la «crisis de representatividad» es una «crisis del Estado de Derecho», de la cual «el secularismo es una parte» y que por tanto debemos «recuperar principios, actos, educación y hacer cumplir esta parte». Ya que sin ello no se puede ejercer la libertad «.

El comunicado finalmente agrega, la solicitud de protección del laicismo mediante la constitucionalización de los artículos 1 y 2 de la ley de 1905, dos principios legales fundadores mediante los cuales «La República garantiza la libertad de conciencia. Garantiza el libre ejercicio del culto […] «(Artículo 1), y» La República no reconoce, paga ni subvenciona ninguna religión. […] «(Artículo 2).

Finalizado este trabajo tan necesario, nos habremos dado cuenta que ninguno de los predecesores de Emmanuel Macron tuvo el valor de hacer.

Hecho en París el 20 de marzo de 2019.

Fuente: GODF.