Durante la visita realizada por la S.·.G.·.M.·. Margarita Carvajal Salinas a la Araucanía, el diario Tiempo 21 de Temuco, junto con destacar en su portada la presencia de la primera autoridad de la Gran Logia Mixta de Chile en esta hermosa e histórica ciudad del sur del país, publicó una interesante entrevista que a continuación transcribimos:

“Tenemos las condiciones necesarias, junto a los varones, de dirigir una institución, estamos preparados para ello”, señala Margarita Carvajal Salinas, Serenísima Gran Maestra de la Gran Logia Mixta de Chile, la tercera mujer en alcanzar ese grado en una orden masónica en el país, que visitó Temuco a sus hermanas y hermanos.

Margarita Salinas tomó plena posesión de sus nuevas responsabilidades para el período 2019-2021 el pasado día 5 de enero, según informa la página Web de la propia GLMCh. La profesora de Estado fue elegida el pasado día 15 de Diciembre durante un proceso electoral celebrado en “un gran ambiente de fraternidad y compromiso” y sucedió a Waldo López Belmar, que ocupó el cargo entre los años 2013 y 2018.

Señala que en 90 años de la Gran Logia Mixta –fundada en 1929 en Chile, es la tercera mujer en alcanzar tan alta distinción. La aparición de Margarita Carvajal Salinas sorprende cuando aún para la opinión pública la masonería es considerada como organizaciones machistas e incluso en alguna de ellas las mujeres aun no son aceptadas.

Frente al gran movimiento feminista que se registra en el país, como también a nivel internacional, señaló que “es el deseo de la mujer de tener el rol que merece en todas las esferas de la actividad humana. No solo su rol como mamá y dueña de casa, muy constreñido por lo que significa trabajar y ser mamá sino también de ser una persona que tiene apertura para encontrarse en igualdad frente a los varones”, dice a Tiempo21.

La Orden de la Masonería Mixta de Chile, para mejor comprensión de esta organización, que se fundó para permitir que la mujer tuviera también una participación en la construcción de esta sociedad nacional, que muchos años después de la fundación de la Orden, le permitió en Chile tener el derecho a sufragar.

Agregar que hoy, en general y salvo países de características culturales “diferentes a nosotros, la mujer ha avanzado mucho en estudios universitarios, post grados, por lo tanto, en áreas donde no tenía cabida – como en la minería, por ejemplo, en Chile- donde ocupa lugares destacados dentro del escalafón. Es muy importante que haya rescatado ese papel, que estuvo adormecido durante mucho tiempo”. Al respecto, dijo que eso no ocurría “porque no se daban los espacios en las instituciones pertinentes. Cuesta mucho llega arriba aun cuando con el mismo currículum, estudios, siempre había una barrera. O bien, por la parte económica, porque las rentas no son lo mismo. Esto es una historia que ha pegado fuerte en el contexto de los últimos años”.

En los últimos años ha habido por parte de las mujeres un reclamo para acceder a cargos de importancia, a ser jefe en su trabajo ¿Ha sido difícil llegar a esta instancia?

El que manda es el varón. Eso ha sido así en nuestro país. En general ha sido un problema. Porque el chileno se ha sentido menoscabado porque la mujer gana un poco más de suelto. Porque siempre se sintió el proveedor. Cuando ve que la mujer tiene otros status dentro del trabajo o recibía una renta un poco más alta, él se sentía desplazado

“NOSOTROS SOMOS DIVERSOS”

En este nuevo escenario social inter genérico ¿Qué rol siente usted que está jugando la mujer?

Nosotros en este trabajo mancomunado entre hombres y mujeres estamos haciendo conciencia de nuestro verdadero quehacer dentro de la sociedad. Muchas de nuestras queridas hermanas participan en los movimientos sociales. Están en organizaciones femeninas trabajando, o están en sus comunidades o en centros de madres en los casos en que las mujeres están con sus hijos todavía, o están en directivas de algún organismo comunitario, o en empresas o en las universidades. Están haciendo presencia de una u otra manera como una forma de expresar nuestro pensamiento, que es ser más transparente, buscar la verdad a través del camino iniciático que practicamos, para que esta sociedad sea más justa, no tan permisiva en ciertos aspectos, que ocupemos del maltrato a los niños, de la tercera edad donde hay un tremendo signo de interrogación. Muchas de nuestras hermanas a veces en forma personal asisten a estas marchas que convocan por ejemplo, igualdad de género, no más AFP, cuidemos a los niños, cuidados con el medioambiente. Nosotros estamos conscientes de todo eso. Si nosotros no cuidamos el planeta, si no participamos en actividades como el reciclaje, u otras actividades de conservación, no estaríamos cumpliendo con nuestra sociedad.

En la construcción de esta nueva sociedad, hay sectores conservadores del país que manifiestan su rechazo a nuevas tendencias sociales, por ejemplo, el matrimonio en parejas del mismo sexo, ¿Qué opina de ello?

Nosotros tenemos nuestra constitución que está en nuestros principios, donde señalamos que no hacemos distinción de raza, credo. La vida personal está fuera de nuestros templos y cada persona responde por ello frente a la sociedad. No tenemos esas cortapisas, afortunadamente. Indudablemente, cuando entrevistamos a algún candidato o candidata, buscamos que sean personas honorables pero no le vamos a expresar en esa entrevista su vida personal, si no la quiere dar a conocer sobre el particular. En este minuto, no tengo en mis registros que alguien haya sido rechazado por sus condiciones personales. Pero, no hay que olvidar, que hay grupos etarios más antiguos que otros, que tienen percepciones muy marcadas de no aceptar ciertas cosas, que otros aceptan. Nosotros somos diversos.

¿EDUCACIÓN PÚBLICA?

Históricamente, la masonería se ha involucrado en la educación. En eso han tenido un gran peso esencialmente en la educación pública. ¿Qué le parece la discusión que existe hoy en torno a la educación pública?

Esta educación pública (entre comillas), que pasó en el año 82 a ser una educación elitista, categorizada en estratos sociales- querámoslo o no- fue perdiendo el contenido que se le asignó o tuvo, en la segunda mitad del siglo. Sobre todo cuando en Chile funcionarios los gobiernos radicales, donde se representa lo público de la educación, pero eso con el correr del tiempo se diluyó. Hoy va quedando a mi juicio, y es una opinión muy personal, un resabio de lo que es público. Pasó sobre ello una verdadera aplanadora por el contexto economicista que tiene la educación.

Y este sentido económico en todo ¿qué ha significado para el país?

(…) De que todo esté en función de cuánto valgo yo, no como ser humano, sino de cuánto tengo en bienes. Hoy a la persona se le mide con una vara distinta. De dónde nace hasta dónde muere, está la diferencia. Desde la cuna hasta el cementerio, pasando por un abanico de posibilidades.

Después de la dictadura, como que la masonería entró en una etapa de silencio. Y lo que nos queda es que parece que no tuvo una gran voz en asuntos cruciales, como el de la educación, por ejemplo, pensiones y otros. No hubo una voz de la masonería para expresar sus reservas o para comprender lo que se venía para el país. ¿La masonería supera esta etapa?

En el último tiempo, en términos generales, ha ido haciendo insertos que me parece son de público conocimiento. Nosotros en eso hemos sido lentos. a lo mejor no hemos sabido llegar con un mensaje más claro y preciso pero hacia afuera. Eso hace que en un momento determinado que se hagan insertos más determinantes porque hay distintas posturas. en educación hay una visión y también hay otras.

Pero eso ha llevado a una pérdida de presencia de los valores masónicos en la sociedad chilena…

Visto desde mi punto de vista … usted con un análisis distinto, por supuesto (…) comprendo pero la masonería no puede seguir encerrada en los templos.

TRIBUNALES MASONICOS

La opinión pública ha conocido un hecho que para lo que usted representa ha significado mucho dolor, por lo acontecido en Rancagua, donde prominentes figuras del poder judicial son cuestionados por hechos constitutivos en faltas o delitos, que ha llevado a la expulsión de tres miembros. ¿Esa es la actitud de hoy de la masonería?

Si se llegase a eso en nuestra orden o algo similar, creo que nuestros tribunales masónicos irían por el mismo sendero de los tribunales de la Gran Logia de Chile. Hay algo que no podemos no mirar: la probidad, ir contra la verdad, ser injustos, porque esos son valores que nosotros tenemos como ciertos. Nuestro lema es libertad, igualdad, fraternidad. Imagínese que pudiéremos permitir algo parecido. Estaríamos contra nuestra propia esencia. Creo que ninguna orden, ninguna, ni mixta, ni de mujeres solas ni de varones solos, podría quedarse impávido frente a esa situación.
Al parecer, por lo visto el 2018 y hoy, hay una tendencia en la masonería a salir a lo público, luego de algunas apariciones en la prensa. A raíz de lo sucedido en Rancagua, leí comentarios en la prensa frente a los involucrados. Pese a la tecnología, hay mucho desconocimiento incluso, en la prensa, lectores señalan que tienen pactos diabólicos.

Estamos iniciando en esta nueva etapa de mi conducción, creo que entre todos tenemos que buscar caminos para ir acercándonos más. Incluso usando estos medios tecnológicos. En nuestro sitio web colocamos temas, para que la gente nos vaya conociendo. Internamente también en nuestra orden tenemos contactos porque hay muchos deseos de la gente más joven – y quiero dejarlo claro- de salir, de exteriorizar nuestro pensamiento, un poco más abierto, no tan cerrados y de categorizar ciertas cosas si fuera preciso. Eso está dentro del ambiente. Creo que de a poco vamos a ir logrando más apertura al mundo externo. De hecho, desde el año pasado estamos participando con bastante éxito número, en el Día del Patrimonio. Nuestra orden se abrió por primera vez. Se abrió la casa masónica, se abrieron los templos y se le explicaba a la gente. Este año en el día del patrimonio vamos hacer una tenida blanca (reunión abierta a los no masones). Vamos a publicitar la hora y aunque sea en pequeñito, decir cuál es nuestra visión. Y en lo último de su pregunta, nada más lejos que pactos diabólicos o satanismo en la Orden, ni en ninguna de las organizaciones iniciáticas.

Fuente: Tiempo21