En el mundo, existen 370 millones de personas que se reconocen pertenecer al mundo indígena, los cuales se encuentran distribuidos en 90 países.

Cada uno de estos pueblos, debidamente reconocidos en sus derechos a través de diversos acuerdos y tratados internacionales, tales como; el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas, el Convenio para la Protección de la Diversidad Biológica en su Artículo 8J, y otros, hacen uso de su lengua no sólo como instrumento de comunicación, desarrollo económico, social y de educación, sino que además, como reserva y preservación de su identidad, su historia, cultura y cosmogonía. Pero a pesar de su inmenso valor, estas lenguas van desapareciendo a un ritmo alarmante.

Teniendo ello en cuenta, Naciones Unidas, declararon este 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, con el objeto de sensibilizar a la sociedad, no solo para beneficiar a las personas que hablan estas lenguas, sino que también, para que los otros, podamos apreciar la rica contribución que hacen a la diversidad cultural del mundo.

El idioma es fundamental como un aporte traducido en sistemas únicos de conocimiento de comprensión del mundo, valores culturales, diversidad, patrimonio, desarrollo sostenible, la protección de los derechos humanos fundamentales, las libertades y derechos de los pueblos indígenas.

Fuente: UNESCO