A través del Decreto Supremo Nº 158-1, del 24 de junio de 1998, fue declarado el Día Nacional de los Pueblos Indígenas de Chile , en consideración a la cosmovisión de los pueblos originarios, los cuales en estas fechas, se realizan rituales y ceremonias espirituales de renovación y purificación correspondientes al nuevo ciclo de la vida ligado a la naturaleza que renace o se renueva.

We Tripantu, Machaq Mara, Inti Raymi, Aringa Ora o Koro, en las lenguas de los pueblos Mapuche, Aimara, Quechua, Rapa-Nui, respectivamente, es como se le denomina a esta fiesta de renovación de la madre tierra.

En un año especialmente importante para los pueblos, en cuanto al cuidado, protección y preservación de las tierras indígenas, lo que en voz de Pablo Mariman Quemenado, académico del Departamento de Antropología de la Universidad Católica de Temuco e integrante de la Comunidad de Historia Mapuche, que el tratar la tierra como mercancía, no solo es una contradicción jurídica, sino que además, ontológica. (ver entrevista)