La Unión Masónica de Chile, UMAC, organización a la cual, la Gran Logia Mixta de Chile es una de sus instituciones fundadoras, el pasado año hizo un urgente llamado a las autoridades del país y del continente, frente a la situación mundial que afecta millones de personas, que, por diversas y múltiples razones, deben iniciar el largo camino del desarraigo, tragedia a la cual, la masonería universal no queda indiferente e interpela las conciencias de la humanidad.

Muchas de las causas de esta crisis humanitaria, se encuentran en la irracional explotación y presión ejercida por las grandes compañías a los recursos naturales y el agua existente en vastos territorios, al descontrolado uso de pesticidas y los monocultivos, a las arbitrarias medidas de sanciones económicas que ejercen algunos países poderosos sobre países más pequeños, generando con ellos agudas crisis económicas y humanitarias, entre otros tantos factores, es lo que a juicio del ex presidente de CLIPSAS, Louis Dayli, expresados en algunos párrafos de su discurso en Naciones Unidas considera: “es en extremo difícil no considerar que el capitalismo y su absurdo dogma de crecimiento económico indefinido constituyen una amenaza mortal para el planeta y la humanidad”, concluyendo Dayli, «aberrante y contrario que es aquello a los valores masónicos, ya que el crecimiento de la desigualdad social y del abismo es cada vez mayor«.

Hoy más que nunca, resuenan en nuestros oídos, el clamor de millones de personas, que haciendo uso de su DERECHO de MIGRAR, se encuentran viviendo en dramáticas condiciones de salud, hambre, hacinamiento, persecución, condiciones las cuales obedecen, muchas de las veces, a políticas xenofóbicas y racistas que condenan a mujeres, hombres, niños y niñas, jóvenes y ancianos a vivir situaciones extremas las cuales incluyen incluso sus trágicas muertes.

Padre e hija migrantes mueren en Río Bravo.

Ante los hechos que se suceden trágicamente a diario en distintos puntos del planeta, y que seguirá agudizándose debido al cambio climático, la Declaración de UMAC, se encuentra plenamente vigente, ya que, tal como señala en uno de sus puntos: “nadie duda de que el fenómeno de la inmigración requiere un esfuerzo importante de carácter estatal, creando un servicio eficiente de migración, asegurando la efectividad en la PROTECCION DE LOS DERECHOS, prevención de los delitos asociados a la migración (la trata de personas, la usura, la estafa). Pero también es importante desde el punto de vista masónico actuar, proponiendo ideas que signifiquen una mejora en la vida de estas personas, es decir, poniendo énfasis en los principios sobre los que se fundamenta la masonería».