Myriam Tardugno Garbarino, Gran Maestra del Gran Oriente de la Franc-Masonería del Uruguay, , Institución masónica mixta, liberal y adogmática, fundada el 10-12-1998, fecha coincidente al 50° aniversario de la Declaración de Derechos Humanos de Naciones Unidas, de los cuales la Orden tiene un fuerte compromiso con éstos, tuvo una destacada participación como expositora durante el cuarto eje temático del Congreso de Libre Pensadores realizado los pasados días 8 y 9 de agosto en la ciudad de Valparaíso “Los librepensadores, somos creadores y consumidores de teorías o, líderes que susciten acciones para alcanzar el “ideal humano”. ¿Será necesaria una organización política internacional de librepensadores?

¿Qué entendemos por Librepensamiento?

Entendemos por Libre Pensamiento la aplicación de la Razón, la experiencia, la observación y la prueba, como únicos medios dignos de crédito para la determinación de la Verdad, rechazando el poder de la autoridad en materia religiosa, el del privilegio en materia política y el de la explotación en materia económica. El librepensamiento ejerce ante todo una mirada crítica hacia todo poder, sea este espiritual, político y/o económico.

Y, para que este pensamiento sea realmente fructífero, debe aplicarse, además, a resolver los problemas sociales. Y al enfrentarse con estos problemas, los librepensadores debemos tener presente la necesidad suprema de lograr para todos, sin distinción de sexo, de raza o de nacionalidad, una igualdad completa en el ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de sus deberes.

Esta es nuestra concepción del librepensamiento. Y es importante destacarlo con fuerza, pues hoy en la sociedad, muchas veces se plantea erróneamente que un librepensador es aquél que piensa libremente, sin importar lo que piense o cómo lo piense. Para nosotros es un método de construcción del pensamiento, y es así, que el librepensador impulsa a trabajar para liberar al individuo a través de la construcción de su propia conciencia con el objetivo de ser más libre, más autónomo, más soberano, en suma, más digno de su propia humanidad.

Gran Oriente de la Franc Masonería del Uruguay, una Institución Laica.

La Gran Maestra explicita el carácter laico de la Institución que representa, y que es justamente por ello, que ésta “se compromete a defender los ideales y las instituciones laicas, expresiones de los principios de la Razón, la Tolerancia y la Fraternidad”.

Una institución que concibe la Laicidad como sinónimo de Libertad, Libertad como instrumento con la cual la Razón filtra los dogmas y esencial para la práctica democrática de nuestra sociedad.

De esta forma, llama al combate contra la intolerancia, la opresión espiritual, social, cultural, política, económica y ambiental del ser humano. Por esta razón, trabajamos para que nuestras enseñanzas masónicas conciban una concepción de respeto a los derechos que deben tener los ciudadanos de no ser invadidos por cualquier dogmatismo ya sea político, religioso o moral.

Y en ese sentido, que va en la dirección de la construcción de ciudadanía, fortaleciendo la autonomía y respeto del individuo. Y que es a partir de esta construcción individual, que se pone el acento a continuación en la construcción cívica. Por esta razón, los Estatutos del Gran Oriente de la Franc-Masonería del Uruguay, ponen énfasis, también, en los aspectos que significan para nosotros un compromiso con la Democracia y la República:

“Reconoce en el Régimen Republicano el sistema de Gobierno Democrático Representativo que cristaliza más genuinamente la voluntad popular. La Democracia es un sistema político en permanente construcción, siendo una de las tareas de los Francmasones contribuir a su perfeccionamiento. Por ello, rechaza todo régimen totalitario, u otros, que no respeten los derechos de las minorías.”

Y para ello, el GOFMU, ha participado en la promoción y la creación de asociaciones como la “Asociación Uruguaya de Librepensadores”, la “Asociación Civil 20 de septiembre”, apoyado temas como la Interrupción Voluntaria del Embarazo, la Despenalización del Aborto, la Ley de Matrimonio Igualitario, la oposición a la invasión del espacio público por imágenes religiosas, fin al financiamiento de la enseñanza privada y religiosa por parte del Estado, y en estos momentos estamos trabajando sobre la necesidad de poner en el debate social el derecho a una muerte digna y la eutanasia.

En este mismo orden, la Gran Maestra, Myriam Tardugno, no señala que:

Uruguay vivirá un año de elecciones, momento muy importante en la vida de cualquier democracia, y conscientes de que nuestra sociedad necesita reforzar su virtud democrática, y que los ciudadanos deben asimismo recuperar su confianza en las instituciones democráticas y republicanas, es que – trabajando por ese ideal humano que mencionamos – nuestra Institución decidió enviar una carta a los Candidatos a la Presidencia de la República de todos los partidos políticos, planteando los temas que, como ciudadanos y masones, nos preocupan y nuestros anhelos para la sociedad.

1) Sostener la democracia, la institucionalidad y crear cultura cívica. 2) La demagogia y el mesianismo son enemigos de la democracia. 3) No discriminación y políticas orientadas a derechos: signo distintivo de nuestra época. 4) Educación para la ciudadanía. 5) La Laicidad, característica avanzada de la República, garante de la libertad y de la democracia. 6) La seguridad, un derecho humano básico para garantizar la libertad de las personas. 7) La integración regional y el compromiso democrático, claves para nuestro accionar internacional.

Para ver la exposición completa de la Gran Maestra del GOFMU en el Congreso Libre Pensadores, pinche aquí