“El alma de las flores” es el libro con el que se recupera en español a la poeta japonesa Kaneko  Misuzu (Nagato, Japón, 1903-1930), una voz que hoy es una figura central de las letras en su país, forma parte de los planes de estudio de los jóvenes y sus poemas están muy presentes en toda la sociedad.

Su poesía fue un símbolo en Japón, tras el tsunami.

Tanto es así, que uno de sus poemas “Eres un eco”, un canto a la empatía y solidaridad, fue utilizado en 2011 por las autoridades de su país como un símbolo para abrigar y consolar a los millones de personas que se sintieron desoladas tras el terremoto y el tsunami que destrozó el norte del país.

Pero la vida de esta gran poeta no fue un camino de rosas y estuvo marcada por la desgracia a raíz de casarse, de formar parte de un matrimonio concertado, “en una época en el que el papel de las mujeres comenzaba-y terminaba- en el cumplimiento de su rol de esposa y con una ley que privilegiaba a los hombres”, como recuerdan las traductoras en el prólogo de este libro en bilingüe, Yumi Hoshino y María José Ferrada, publicado por Poética Satori.

Misuzo pudo estudiar hasta los 18 años, algo raro para la clase media, pudo formarse gracias a que su familia tenía una librería, y leía sin descanso desde los autores clásicos japoneses hasta los occidentales. Estuvo muy influida por Hans Christian Andersen y a los 20 años mandó sus poemas a varias revistas obteniendo “un relativo éxito”, como recuerda a Efeminista, la editora de Satori, Marian Bango.

Su marido la prohibió escribir

Pero toda esta creación y amor por la poesía quedó ensombrecida al casarse Misuzu con un marido que la prohibió escribir y tener contacto con los círculos literarios, poetas y editores. La separó de los libros. Le fue infiel, la despojó de todo lo que amaba y para más abundamiento le contagió una enfermedad de transmisión sexual.

Se suicidó en 1930 al perder a su hija.

Ya enferma la poeta, en 1939, la pareja se divorció y ella regreso a la casa de su madre, pero le esperaba el último golpe final, su exmarido reclamó la custodia de su hija pequeña Fusae, y el 10 de marzo de 1930, Misuzo se suicidó con una sobredosis de calmantes en protesta por haberle quitado a su hija.

Misuzu dejó una carta pidiendo que le dieran la custodia de su hija a su madre, y dejó los cuadernos con sus poemas al cuidado de su hermano, pero no se pudieron publicar.

En 1966, un poeta llamado Setsuo Yazaki investigó sobre ella y su pseudónimo, y tras 16 años de profunda investigación dio con su nombre y con el hermano de la poeta, que era quien conservaba sus manuscritos, en total 512 poemas. Así, su obra fue rescatada en Japón en tres volúmenes. Este libro que ahora se publica reúne una selección de estos poemas.

“Amanecer, esplendido amanecer/Gran captura,/ gran captura de sardinas/Arriba en la playa, hay una fiesta, pero en el mar, celebrarán funerales/por decenas de miles”, dice uno de los poemas de Misuko, con el título “Gran captura”.

La literatura japonesa nació de la mano de mujeres.

Como relata a Efeminista la editora Marian Bango, la literatura japonesa nació de la mano de las mujeres en la corte imperial, con su máximo referente sería Murasaki Shikibu (alrededor de 978-1014) , autora de “La historia de Genji”, considerada la obra maestra de la literatura japonesa. Durante esa época los hombres tenían vedada la creación literaria, excepto la poesía y la narración de hechos históricos.

“Solo las damas de la corte podían escribir a corazón abierto y lo hacían desde una perspectiva que hoy diríamos moderna . En el siglo XIV con el ascenso al poder de la clase militar (Los samurais) y el declive de la cultura cortesana, la literatura se convierte en un terreno vedado para mujeres (salvo alguna excepción en escritura haiku), que se ven sometidas al varón siguiendo los preceptos confucianos más estrictos”, subraya Bango.

Habría que esperar hasta finales del siglo XIX para que Japón se abriera a la influencia occidental tras siglos de aislamiento y para que las mujeres recuperaran una voz propia.

Higuchi Ichiyo (1872-1896) es la primera escritora moderna de Japón y una de las voces literarias más importantes de su generación.

Por Carmen Sigüenza – 2 octubre, 2019. Fuente: Efiminista