Tanto para el Jefe de Naciones Unidas, el portugués Antonio Guterres, como para distintas autoridades internacionales y organismos ambientales del planeta, coincidieron que la COP25, perdió una importante oportunidad para luchar decididamente contra el cambio climático.

En el comunicado oficial de este máximo líder internacional señala que «La comunidad internacional ha perdido una importante oportunidad de mostrar una mayor ambición en mitigación, adaptación y finanzas para afrontar la crisis climática”, sin embargo, en la misma declaración llamó a la comunidad internacional, a los ciudadanos, a no rendirse a pesar de las adversidades.

Guterres señaló además, que esta más «decidido que nunca” a trabajar para que 2020 «sea el año en el que todos los países se comprometan a hacer lo que la ciencia nos está diciendo” , es decir, que es «necesario” ser neutrales en carbono para 2050 y «no ir más allá de los 1,5 grados de aumento de la temperatura del planeta”.

Lo sucedido en esta cumbre mundial, a la Franc-masonería no le es ajeno, dada la enorme responsabilidad que cada habitante del planeta tiene para contribuir al buen vivir de la humanidad en ambientes sanos, libres de contaminación, y para un Chile, en lo particular, donde el cambio climático impacta con mayor intensidad el territorio, provocando, entre otros resultados, que grandes zonas se encuentren en verdadero estado de emergencia por las continuas sequías que vive el país.

Por ello, es necesario hacer grandes esfuerzos, asumiendo desde ya los urgentes llamados que se nos hacen, de manera responsable y generosa, para enfrentar este enorme desafío, donde es la humanidad global la que enfrenta con desesperanza nuestro presente y futuro.

Por Rafael Reyes.