A un año en torno a la reflexión y el debate sobre “La humanidad en el contexto actual, marcado por los avances de las ciencias y las tecnologías” durante el desarrollo de la IV Cumbre de la Unión Masónica de Chile, UMAC, realizada en la Gran Logia Mixta de Chile durante el mes de septiembre del pasado año, el diagnóstico y algunas conclusiones de este trabajo, en el marco de la grave crisis humanitaria que la sociedad global experimenta producto del COVID/19, sin duda que se nos hace necesario nuevamente publicar algunos de sus resultados, ponerlos sobre la mesa en este escenario difícil y dramático para millones de familias.

a) Consideramos, que, la tecnología, como herramienta construida por el hombre (en su sentido genérico), es parte de la cultura, que, ha contribuido al desarrollo de la humanidad, con sus luces y sombras, tanto para su bienestar como para su autodestrucción, dejando evidencia de ello, a través de la historia de toda sociedad.

b) Qué, en consideración a lo señalado anteriormente, celebramos el avance y el desarrollo tecnológico, como herramienta necesaria de soporte y apoyo al bienestar de la humanidad, en todas las áreas de su desarrollo, destacándose ésta en materias tan sensibles, como: la salud, el medio ambiente, la producción, el transporte, las comunicaciones, entre otros, áreas que posibilitan el mejor y buen vivir de las personas, no obstante, ello, debemos como Franc-masones, promover el concepto de la TECNOETICA, en todos los espacios del debate, la discusión, la reflexión, seminarios, congresos, foros y talleres, en nuestras publicaciones internas y externas, para que la TECNOETICA, se constituya como el principio rector de las investigaciones y las buenas prácticas.

c) Como Franc masones, rechazamos el uso de la Tecnología, en todas sus aplicaciones, como herramienta de dominación y de generación de brechas de desigualdad en la humanidad. Tendencia, que, se ha sido una constante creciente de los últimos 80 años, lo se evidencia con mayor impacto y de manera dramática, entre, los países del norte y los del sur del planeta. Por ello, sentimos la necesidad, de expresar rechazo ante esta realidad, ello, inspirados en los principios de la Igualdad, que, nos identifica.

d) De igual modo, constatamos, producto de la evidencia, que el avance de las tecnologías de la información y las comunicaciones, las TIC, -denominadas también, como, las tecnologías del conocimiento- son cada vez más rápidas, competitivas y menos predecibles, que han ido generando profundas desigualdades del conocimiento, ejerciendo como barrera infranqueable a un porcentaje importante de la población mundial, ya sea por razones etáreas, de ubicación geográfica, económicas y educación, golpeando con mayor fuerza en adultos mayores, los habitantes de zonas rurales, y las periferias de los centros urbanos.

e) Un país de economía pequeña y extractivista, de casi nula industrialización y bajo valor agregado, el uso o no uso de las tecnologías, genera evidentes impactos, ya sea para un desarrollo sostenido y sustentable, o de riesgos y dependencia permanente, hecho el cual, en pleno siglo XXI este fenómeno hace la diferencia. Un país que centra su economía en la explotación de sus recursos naturales, y con una mínima inversión para la producción del conocimiento, de la innovación y el desarrollo de tecnologías, como los países que, como Chile, integran la OCDE, sin duda, que condiciona e hipoteca el futuro de su Libertad para las nuevas generaciones.

f) Qué, en el mismo punto anterior, el país, debe considerar seriamente su incorporación al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP11), ya, que, en algunos de aquellos artículos, Chile, podría eventualmente quedar fuera de su derecho soberano a la generación de industria y desarrollo tecnológico, en materias tan sensibles como lo es: la farmacéutica, la minería, y el desarrollo sustentable entre otros aspectos esenciales para las personas.

g) Todo indica, que, al corto plazo, la Educación, deberá ser una herramienta clave que posibilitará, a la humanidad, sobrevivir a estos cambios que ya al parecer son ineludibles, una educación que deberá estar basada en la creatividad, el pensamiento crítico, las comunicaciones y el trabajo en equipo. Cambios exigirán fuertes ajustes en lo estructural y en diversas áreas para lograr adecuarse la sociedad de manera exitosa.

h) Que, como Franc-masones, debemos continuar, con mayor convicción, profundizando en la triada humanista de nuestros principios de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, con el fin de ir construyendo un mundo más justo, solidario, respetuosa de los derechos de los hombres y mujeres, de la diversidad, del medio ambiente, y situar la tecnología, como una herramienta al servicio de la humanidad, que considere el bienestar de todos y todas.

Por Rafael Reyes.