Para la Gran Logia Mixta de Chile, es un alto honor celebrar el natalicio de Lucila Godoy Alcayaga, Gabriela Mistral, quién nace un siete de abril del año mil ochocientos ochenta y nueve en el pequeñito pueblo rural precordillerano del norte chico de Chile, Vicuña.

A temprana edad sufre el abandono de su padre Juan Gerónimo Godoy, maestro rural, pero es cuidada en los brazos de la mujer campesina, su madre, doña Petronila Alcayaga.

A pesar de los “desolados” parajes de su infancia y primeros años de juventud, Lucila, gracias a su brillante intelecto, inicia sus estudios de maestra a los 15 años obteniendo su título cuatro años más tarde, y consagrando de manera paralela su vocación por el Arte Mayor de las Letras, la Poesía.

Desde el norte soleado comienza su viaje de búsqueda y aprendizajes por las escuelas del país: Traiguén, Antofagasta, Los Andes, Punta Arenas, Temuco y Santiago, finalizando su entrega como educadora de aula a los niños y niñas de Chile en 1922, año que viaja a México, invitada por el Maestro de la Juventud de América, José Vasconcelos, quién marca la vida intelectual de Lucila Godoy, de quien escribe: “el ministro Vasconcelos había desatado sobre el país una especie de movilización general a favor de la enseñanza rural. Había muchas reformas en preparación y en marcha, pero dos lo llenaban todo: la reforma agraria y la de la escuela campesina…no he visto pueblo más respondedor a una voluntad prócer de cultura y tampoco he conocido un movimiento pedagógico de entraña más popular” (en Valenzuela 2002).

Su compromiso por los más postergados se refleja en su tesonero trabajo orientado a los niños y niñas, a los jóvenes de los sectores rurales, al campesino(a), crea las escuelas nocturnas para el obrero(a), a la mujer, y de los pueblos indígenas, con quienes genera sólidos lazos de aprendizaje, tal es así, que contribuye a promover el incipiente movimiento indigenista latinoamericano.

Su particular visión de libertad, igualdad y fraternidad la lleva a escribir un sinnúmero de artículos político-sociales, en relación a derechos sociales como la educación, de las madres solteras, de la clase trabajadora y del mundo campesino, siempre promoviendo el conocimiento y los saberes, la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Su talento y la profunda convicción de la belleza de las letras, la hacen merecedora de ser la Primera Mujer Latinoamericana en ser reconocida con el Premio Nobel de literatura un 15 de noviembre de 1945, a solo 6 meses de finalizado el horror del crimen y el genocidio del fascismo de la II Guerra Mundial.

Gabriela Mistral, tiene una extensa obra, algunas de ellas:

– Desolación (1922).
– Besos.
– Caricia.
– Canción amarga.
– Piececitos.
– Dame la mano.
– Lecturas para mujeres destinadas a la enseñanza del lenguaje (1924).
– Ternura (1924).
– Tala (1938).
– Poemas de las madres (1950).
– Lagar (1954)

Para la Gran Logia Mixta de Chile, esta fecha es motivo de especial orgullo, ya que la Q:.Hna:. Lucila Godoy Alcayaga fue iniciada en la Logia Destellos de la Serena, de la ciudad de La Serena, y participa además, de la Escuela Teosófica de nuestro país.