Un 22 de enero del año 1961, las Potencias Masónicas Soberanas reunidas en la ciudad de Estrasburgo, Francia, hacen el urgente llamado a la masonería universal a establecer relaciones fraternas, a unirse a la Cadena de Unión Universal en total libertad de conciencia y en la perfecta tolerancia mutua.

Es así, que en esta histórica fecha se constituye el principal Organismo Internacional que reúne la masonería adogmática, el Centro de Comunicación y Formación Masónica de las Potencias Masónicas firmantes del llamado de Estrasburgo, CLIPSAS, teniendo presencia en más de 38 países, en 4 continentes.

A 60 años de la fundación de CLIPSAS, la Franc-masonería universal por primera vez en su historia, entrega la Presidencia a un destacado representante de la masonería latinoamericana, el I.·.Q.·.H.·. Iván Herrera Michel, abogado y escritor colombiano. Presidente de la Federación Americana de Supremos Consejos del Rito Escocés, Antiguo y Aceptado. Grado 33. Miembro del Supremo Consejo OMEGA del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para Colombia. V Orden del Rito Francés. Canciller de la Federación Colombiana de Logias Masónicas.

En este marco, y ante los enormes desafíos que la grave crisis planetaria nos impone, la Gran Logia Mixta de Chile no solo le brinda al I.·.Q.·.H.·. Iván Herrera Michel sus más sinceros y cordiales saludos y felicitaciones, sino que además, su más sólido compromiso de colaboración y apoyo para el fortalecimiento de la Cadena de Unión Fraternal, haciendo nuestro el llamado que nos hiciera CLIPSAS para la humanidad en el siglo XXI:

  • que todos los habitantes de la Tierra se unan en acciones que promuevan el surgimiento de una verdadera solidaridad humana,
  • que se levanten contra todo fundamentalismo, contra toda agresión, contra toda exclusión,
  • que trabajen por el desarrollo armonioso de todos los seres humanos en libertad de conciencia y respeto mutuo.
  • que para lograr estos objetivos, es necesario que cada hombre y cada mujer desempeñen plenamente su papel en la eliminación progresiva de la injusticia económica mundial y la alienación física, moral y espiritual de los pueblos, respetando al mismo tiempo nuestro entorno vital.