La Gran Logia Mixta de Chile invita a reflexionar a la sociedad chilena por los hechos recientes, acontecidos en la ciudad de Iquique, en la región de Tarapacá.

Es por todos conocido que la migración es un fenómeno que acompaña a la humanidad desde los inicios de su historia. Desplazamientos que se encuentran enmarcados, muchas de las veces, en la indefensión a la que personas, niños o niñas, adolescentes, mujeres, hombres o ancianos, se encuentran expuestos, ya sea por causas naturales o de orden político, económico, social y/o cultural, obligándose a abandonar sus países o territorios para encontrar una oportunidad, un lugar para sobrevivir, o seguir desarrollándose, sobreponiéndose a las duras circunstancias que les ha tocado vivir.

En este marco, y como miembros de la masonería Universal, caracterizada por la construcción de puentes de fraternidad y solidaridad, de emplearnos a fondo en el ejercicio del respeto a la diversidad y la tolerancia, y por el compromiso irrestricto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos,  es que se nos hace un deber ineludible el confraternizar con nuestros hermanos y hermanas latinoamericanos que hoy nos piden un trato digno en respuesta a los acuerdos internacionales que, como Estado de Chile, hemos asumido en diferentes instancias.

Por ello, como Gran Logia Mixta de Chile, hacemos un urgente llamado a los Organismos de Gobierno,  la sociedad civil y a todas las personas de buena voluntad a colaborar en mejorar y elevar los estándares que estos días nos exigen, y asegurar una convivencia digna y de respeto recíproco entre las comunidades territoriales y los grupos de migrantes.

De igual modo, hacemos un llamado como Gran Logia Mixta de Chile a la sociedad en su conjunto a unirse en la construcción de una sociedad bajo los principios de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, con el fin de alcanzar una humanidad donde impere la empatía, el respeto a la diversidad y la tolerancia.

“Nuestras palabras dicen lo que pretendemos ser, nuestras acciones dicen lo que realmente somos.”

MARGARITA CARVAJAL SALINAS

Gran Maestra